¡Vuela cliente, vuela!

La importancia de saber decir NO

¿Angustia, estrés y un alto nivel de sudoración cada vez que tu cliente te llama? Iniciar un negocio no es fácil, todavía recuerdo mis primeros esfuerzos para conseguir clientes y sudar la gota gorda cuando uno, dos o ¡incluso 3! llegaron a caerse el mismo día. Ahora no me parecen...